Canadians & War

Tags

,

Sin importar si hablamos de la primera o segunda guerra mundial, como ecuatoriana no me identifico con ninguna de las dos; seguramente las consecuencias de dichas guerras tienen sus ramificaciones en Ecuador y Latinoamérica, pero en el sentido personal es algo que siempre me ha parecido lejano; los grandes problemas mundiales siempre me parecen lejanos. Esta es una de las diferencias más grandes que encuentro entre Canadá y Ecuador, Canadá por ser un país desarrollado, por estar siempre tan vinculado a Estados Unidos o por la razón que sea, sus habitantes sienten una profunda conexión con las guerras mundiales y estoy segura que estos hechos son los que moldearon al país que es ahora y su gente. Mi familia política tiene historias de guerra porque tíos y abuelos lo vivieron de cerca,  y eso hace que el canadiense promedio tenga una orgullo patriótico muy grande y tal vez más profundo, por eso es que el canadiense promedio sabe sobre temas actuales de política y se preocupa por los lamentables sucesos de África, Medio Oriente, etc.

Creo que esta lejanía a las guerras hizo que los ecuatorianos (algunos), mantengamos un cierto desinterés por las grandes crisis, y no lo hacemos porque no nos importa, creo que esa lejanía de Ecuador hace que vivamos un presente eterno, con nuestros propios problemas como barrio, como comunidad y finalmente como país. Entendemos y lamentamos lo que esté pasando en otra parte del mundo, pero para nosotros, la prioridad es lo nuestro, porque lo nuestro no está totalmente bien o no nos sentimos totalmente conformes con la situación del país. En el poco tiempo que he estado aquí y después de conocer a algunas personas de este amable país, la conclusión a la que puedo llegar es que la gente de Canadá está bastante conforme con su país, sienten orgullo de su manera de hacer las cosas (e.g. el sistema de salud), pero su orgullo no es por sobresalir entre otros países, sino porque ante todo reconocen y buscan ese bienestar como un derecho.

Canadians & War (ENG)

Regardless if we are talking about WWI or WWII; as Ecuadorian I don’t feel related no neither of them. I’m sure the consequences of the wars have reached in one way or other to Ecuador and Latin America in general, but personally this subject is something that I’ve always felt “far” from; just like I always feel far away from world problems. This is a big difference between Canada and Ecuador; maybe because Canada is a developed or first world country or because it is always linked to the US or for whatever reason, its people have a deep connection to the World Wars and I’m sure the circumstances and consequences of these events are the core of what Canada is today, of what its people are today. My husband’s family has actual war stories because uncles, parents, etc., were involved in them and I think that this is what makes the average Canadian very proud and I believe that’s one of the reasons why any Canadian is well-informed of currents political events from around the world and also has a deep concern about sad and disturbing events like what’s happening in Africa or the Middle-East.

I think being far away from the wars made some Ecuadorians somewhat uninterested to big world crisis, and it’s not because we don’t care, I believe that  this remoteness Ecuador has, makes us live in an eternal “today” with our own problems as community, as a city and ultimately as a country. We do understand or are informed about what’s happening in different parts of the world but for us, our priority is “us”; our priority is “Ecuador”, because we think our country is not working properly or we simply don’t feel satisfied with the current ways of our country. During this short period of time that I’ve been living in this “nice” country and after knowing the few people that I know, the conclusion that I make is that Canadians are pretty satisfied with its country, they feel pride in their ways (e.g. the healthcare system), but their pride is not because there outstand among other countries, but because, as a whole community, as a whole country, they recognized and seek wellbeing as a right.

Orgullosamente ecuatoriana, nacida el 9 de Agosto de 1984. Soy la menor de 3 hermanos que me han dado hermosos sobrinos y con ello el mejor sentimiento del mundo: ser tía. Aunque soy más que una tía, soy la ñaña de ellos, y el cariño y amor que les tengo es tan grande que siento como si fueran mis hijos, cuando estoy con ellos no necesito nada más.

Los primeros años de mi vida luché mucho con aprender el idioma inglés pero para los 10 años de edad se convirtió en mi destreza y principal característica, además las buenas notas de inglés fueron las que hicieron que mi promedio general no sea tan malo durante mi vida estudiantil.

Vengo de una familia normal y al mismo tiempo inusualmente feliz y felizmente unida. La unión familiar tiene sus cimientos en Bogotá, Colombia, pues vivimos ahí unos años. Esta experiencia marcó a cada miembro de mi familia de manera diferente, pero lo que compartimos todos es que conocimos personas magníficas a las que llamamos familia, pues fueron nuestra fortaleza esos años que estuvimos lejos de nuestro país.

Me gusta escuchar música, ver películas, leer poemas de Neruda y Benedetti, he vuelto a tomarle el gusto a la lectura y ahora soy pseudo-bloguera.

(ENG)
Proudly Ecuadorian; I was born on August 9th of 1984. I’m the youngest of three siblings who have given me the greatest joy of life: being an aunt. Although, I’m much more than just an aunt to my nieces and nephew; I’m their ñaña1, and the love I have for them is so deep that I feel they are my own offspring and when I’m around them and truly feel I don’t need anything or anyone else.

The first years of my life I struggled a lot with learning English, but when I was about 10 it became my strength and greatest quality, besides the English grades were the ones that made my GPA not too bad throughout my life as a student.

I come from a normal family and at the same time and I come from an unusual happy and happily united family. Our family union has its roots in Bogota, Colombia which is where we lived for a few years. This experience marked each member of our family in different ways, but what we share is that we met extraordinary people to whom we call family, because they were our rock and the ones we can lean on while we were away from our country.

I like listening to music, watch movies, read poems of Neruda and Benedetti. I’ve started to like to reading books again and I guess now I’m a blogger.

 1 term of endearment used only in Ecuador to refer to one’s sister

Canadians are nice

Canadians are nice

Todavía abrumada por lo todo lo que había pasado en los meses anteriores me parecía mentira estar aquí. Llegar para el final del verano fue lo mejor pues el clima es muy agradable. Salir a caminar sin la preocupación de un robo o de alguna grosería por parte del genero masculino es algo que todavía no logro acostumbrarme del todo. La primera diferencia que noté es que los canadienses son gente amable, yo sabía que eran conocidos y burlados por esto pero esta vez lo estaba palpando día a día, y la verdad es que todavía me sorprendo de la amabilidad de la gente aquí. Seguro no todos son así, pero al menos me alegra saber que la mayoría sí lo son. En Quito yo estaba (y estoy), acostumbrada a caminar con paso fuerte, a verme segura y tener una mirada agresiva. Además, hay que estar alerta sobre cada cosa que sucede alrededor de 2 cuadras; si alguien se cambia de vereda sin sentido, si alguien te mira constantemente y si los pasos de atrás están muy cerca. Así mismo estaba yo caminando por los suburbios de Oshawa cuando los pasos de atrás estaban muy cerca a los míos, inmediatamente me di la vuelta y puse mi cara de pocos amigos cuando un señor de aproximadamente 60 años dijo: Good Morning, y siguió caminando de manera rápida pues estaba haciendo un poco de ejercicio, no me dio tiempo de contestar el saludo, además la adrenalina seguía corriendo por todo mi cuerpo y en ese momento me di cuenta que definitivamente no estoy caminando por las calles de la Mariscal en Quito. Así mismo en las tiendas, supermercados y restaurantes veo una diferencia siempre: cuando te saludan lo hacen naturalmente y nunca me he sentido presionada en una tienda por el empleado/a que no deja de insistir con su: ¿le puedo ayudar en algo?, voy en mi segundo año como residente de Canadá y hasta ahora, en todas las tiendas me han dicho: si necesitas ayuda me dejas saber, y punto no es necesario recordarmelo cada 5 minutos y eso hace que el shopping sea mucho más relajado. Los peatones tienen la preferencia siempre y eso hace que hasta ahora me vean como cosa rara cuando yo cruzo la calle corriendo, pues en Quito es corre o te atropello. La vida en Ontario es más relajada, las personas siguen las reglas al caminar y al conducir y ese orden hace que todo fluya. Aun así, de vez en cuando, extraño el caos de Quito, esa conveniencia de hacer lo que le resulte mejor a cada uno y la falta de tiempo para ser amable, o tal vez es la desconfianza por la inseguridad (en todos los sentidos de la palabra), lo que hace que cada uno jale para su lado pretendiendo que no  nos importa la persona de alado. Sí, todavía extraño esa vida caótica de vez en cuando, y cómo no extrañar lo que conocí como mío por casi 30 años? Esa es mi ciudad, esa es mi tierra, la que me vio crecer y ser lo que soy ahora. Es como esa canción de Gloria Estefan… “La tierra donde naciste no la puedes olvidar porque tiene tus raíces
Y lo que dejas atrás. La tierra te duele, la tierra te da en medio del alma, cuando tú no estás

Canadians are nice (ENG)

Due to the fact that I live in Canada now and both English and Spanish are part of my life, time permitting, I’ll translate my blog entries to English.

Arriving in Canada at the end of the summer was the best thing I did because the weather is not extreme, just perfect! I was still overwhelmed for everything that happened on the last months in Ecuador, being here seemed surreal. Going out for a walk without worrying about being mugged, assaulted and/or worrying about catcalling is something that to this day I still don’t get used to. The first difference I noticed after being here for a couple of weeks is that Canadians are nice people; I knew that’s one of the main characteristics which they are known for but this time I started experiencing that day to day and to this day I still am surprised about kindness of people here. I’m sure there are exceptions, but I’m glad to know that in general… they are nice. In Quito I was (and still am), used to walk aggressively and with a fierce look in my eyes; also I need to be alert about everything that happens in the two block radios that I’m walking, i.e. if someone is staring too long, if the person walking on the other side of the road cross the street and if the steps behind me are too close. So one day in end of summer/beginning of fall time I was walking in the nice suburbs streets of Oshawa when I sensed that there was someone behind me and the steps were getting too close, I immediately turned around and face this person ready to scream in his face or run for help, when this elderly gentleman said: Good Morning and kept speed walking, so speedy indeed that I didn’t have time to say hello back  and adrenaline was still going through my body and that moment I realized that I was definitely not walking in La Mariscal streets in Quito. In the same way, people here say hello to you in a natural way weather it’s in a store, boutique or supermarket and going shopping is much more fun as the person usually says: “let me know if you need any help” and that’s it! I really don’t need two people coming every five minutes to ask me if I made a decision or if I’m ready to pay and that just makes shopping more relaxed.

Pedestrians have the preference to cross a street because they are crossing it in the right way; I still get funny looks when I cross a street because I run; in Quito, if you don’t run you get run over. My life in Canada is much more relaxed because people here follow rules when they walk and drive and that logic order make things to flow easily. Although, every now and then, I do miss the chaos of Quito, the convenience of doing whatever works better for ME, the lack of time due to a rushed life sometimes makes us not-very-nice, it could be that the level of distrust due to insecurity ( in all of the extend of the word), makes everyone to fight selfishly instead of as a team or community. Nevertheless, yes, I still miss that chaotic life, but then again how could I not miss something that I’ve known as mine for almost 30 years? That is my city, my land, the one that saw how I grew up and be whatever it is I am now. It’s like that song from Gloria Estefan.. “”La tierra donde naciste no la puedes olvidar porque tiene tus raíces 
Y lo que dejas atrás. La tierra te duele, la tierra te da en medio del alma, cuando tú no estás

El final de un capítulo, es el inicio de uno nuevo…

Después de meses de preparación el 23 de Agosto del 2013 me despedí de mis papás y del flamante aeropuerto de la ciudad de Quito, todavía no estaba segura de como sentirme y en realidad había estado esperando esos momentos sola en la sala de abordar para poder analizar y procesar todo lo que estaba pasando, pero al menos hasta llegar a Panamá no lo podía hacer pues una de mis mejores amigas del colegio viajó con su familia en ese mismo vuelo y la verdad es que no concentrarme en el dolor de las despedidas o en el miedo de lo que estaba por pasar hizo que las primeras horas del viaje sean tranquilas y alegres pues mi amiga tiene 2 hij@s pequeños y además viajaron con el sobrino del esposo de mi amiga. Ellos continuaron su viaje a Estados Unidos y yo todavía tenía 6 horas en el aeropuerto de Panamá y después de terminar de leer un libro, decidí hacer lo que único que se puede hacer en un aeropuerto: dormir, leer, comer y hacer compras. El avión aterrizó en Toronto a la 1:00 a.m. del 24 de Agosto; sentía nervios, sabía que debía estar alerta y despierta para una entrevista en migración que advertían que podía durar hasta 2 horas y mientras caminaba los largos pasillos del aeropuerto repasaba la historia de mi relación, las fechas importantes, todo lo que tenía en mi equipaje y de vez en cuando paraba para revisar por enésima vez la carpeta con todos los papeles y formularios que la embajada envío a Ecuador hace unos meses atrás. Lo que duró 2 horas fue le espera de mi turno para la ventanilla de migración, estoy segura que me dormí parada un par de veces pero por suerte una vez llegado mi turno, fueron dos preguntas y ya, recogí mis maletas y salí con una sonrisa en cara, seguro por nervios o anticipación… reconocí la cara de mi suegro, mi suegra gritó “Steven!” y mi esposo corrió a mi encuentro y con un beso estilo Hollywood inició mi nueva vida en Canadá.

Intro

Después de varios días y meses de jugar con la idea de iniciar un blog, por fin la lleve a cabo y no puedo evitar el sentimiento de logro. El propósito de este blog es poder escribir las cosas que me pasan por la cabeza o los sentimientos que tengo ante cualquier situación. Si bien tanto Ecuador como Canadá son parte importante de este blog o nueva aventura, no busco enfocarme en lo malo ni quejarme por las circunstancias que vivo o he vivido en los dos países; lo que quiero es poder comparar mis dos mundos y con suerte resaltar los aspectos positivos de estar aquí y no allá para seguir con mi vida con una sonrisa en mi cara al ver como este nuevo capítulo en mi vida me hace (me ha hecho), crecer y ver muchas cosas de modo diferente.

Muchas veces escribiré sobre mi familia, pues es mi núcleo y motor. Todas las personas que han tenido una familia relativamente feliz y normal pueden estar de acuerdo con esto, personalmente y mientras más conozco a otras personas, a otras familias, tengo mucha certeza que mi familia es especial y en muchos casos única.

Mi esposo ( a.k.a.”Canadian boy” desde el 2007), tiene la dicha de llamarme suya y yo llamarlo mío, después de una relación de novios/enamorados poco convencional, nos casamos en Quito, en la iglesia la Companía de Jesús en el 2010 y si bien ya lo admití una vez, pienso que nos apresuramos en casarnos y eso hizo que nuestros primeros años de matrimonio sean más difíciles de lo que suelen ser. Digo suelen ser, pues si hay algo que me he dado cuenta es que es secreto a voces que el comienzo de un matrimonio es cosa seria y casi nadie lo va a admitir sino hasta dentro de unos años, la excepción de esto son mis papás, los dos van a decir que ellos sí vivieron un cuento de hadas desde un principio; como dije mi familia es especial pero en este caso creo que se debe a que los dos optan por memoria selectiva y solo recuerdan los buenos y lindos momentos que pasaron y pasan juntos, y yo he aprendido que eso es precisamente lo que hace que la vida sea más llevadera en los momentos difíciles; uno debe tener en cuenta y recordar lo bueno de esa persona, los buenos momentos y las cosas que hacen que valga la pena.

Una vez que vine a vivir a Canadá y después de 18 meses separados, los dos -mi esposo y yo- hemos crecido, madurado y nos aceptamos como somos y ahora puedo decir que tengo más días de dulce que de sal. La sal es inevitable, como dice mi mamá: “todo en la vida tiene su equilibrio”.

Mis amig@s también tienen una parte especial en mi corazón, sin ánimos de ofender a nadie en Canadá, todas las personas con quien compartí horas de oficina, almuerzos, farras y comidas en Ecuador son seres humanos excepcionales, pues con muchos también compartí problemas personales, laborables, lágrimas y pruebas difíciles.

Tengo planeado un viaje a Ecuador por dos meses (Junio & Julio) y eso me pone contenta todos los días. Hay la posibilidad que mi esposo me acompañe por 2 semanas y eso sería genial pues Ecuador es el comienzo de nuestra historia, fue donde pasamos los primeros años de novios y de casados; revivir esos momentos, reír con esas personas, visitar esos lugares y comer delicias que solo allá se pueden comer es como dar mantenimiento a los cimientos de nuestra relación.

Sin más por el momento me despido y dejo abierta la invitación para comentarios.

S

“Canada will be the first chapter of the book of rest of your life. Write a good one” JW